Hemorroides confinadas: cómo aliviar las hemorroides sin salir de casa

Hemorroides y confinamiento

Hemorroides confinadas: cómo aliviar las hemorroides sin salir de casa

Este pasado año se ha caracterizado por un cambio social sin precedentes: los diferentes confinamientos que han afectado a millones de personas en todo el mundo. Las consecuencias para la salud de la Covid-19 son innumerables, pero algunas de ellas son menos evidentes. Por ejemplo, los encierros domiciliarios y las restricciones de actividad deportiva pueden favorecer la aparición de hemorroides.

Quedarse en casa, moverse menos y, ¿por qué no decirlo?, los malos hábitos que hemos podido adquirir durante este tiempo, no ayudan a la salud y el bienestar en general. Por eso, queremos repasar aquí brevemente qué podemos hacer para aliviar las hemorroides cuando no nos dejan salir de casa.

Consejos para aliviar las hemorroides en el confinamiento

El teletrabajo, la reducción de las opciones de ocio, no poder ver a los familiares y amigos… Todos estos factores se suman para volvernos más sedentarios. Además, las autoridades sanitarias han recomendado en diversas ocasiones salir lo mínimo posible de casa. Ante estas circunstancias, es importante no caer en malos hábitos que nos perjudican a la salud, y que pueden provocar la aparición de hemorroides:

  • No pases demasiado tiempo sentado o en la misma postura. Si trabajamos desde casa, pueden sumarse las horas de “oficina” a las horas de ocio y descanso, y convertirse en una consecución de largas horas sin movernos de la silla. Esto afecta negativamente a nuestra circulación, y puede favorecer la congestión de las hemorroides. Para evitarlo, debemos levantarnos al menos una vez cada dos horas y dar un corto paseo por nuestro domicilio. Podemos poner un aviso en el móvil para acordarnos de hacerlo.
  • No te lleves comida para picar o bebidas a la mesa donde trabajas. En primer lugar, porque es fácil comer más de la cuenta en estas circunstancias. En segundo lugar, porque es preferible no “tener a mano” todo lo que necesitas y, de esta manera, obligarte a levantarte más a menudo de la silla.
  • Para beber, escoge siempre agua o infusiones sin azúcar ni cafeína. Corremos el riesgo de abusar de bebidas azucaradas o con cafeína que pueden afectar a nuestra tensión y hacernos aumentar de peso, ambas cosas muy negativas para las hemorroides.
  • Evita caer en la tentación de comprar snacks y otros alimentos poco saludables. En su lugar, procura tener siempre fruta fresca para picar entre horas, e incorpora al menos un plato de verdura o ensalada en cada comida principal. Esto ayudará a evitar que aumentes tu masa corporal, y favorecerá la hidratación y una ingesta apropiada de fibra.
  • Intenta mantener unos horarios estables de sueño y actividad. Es fácil caer en la tentación de alargar la noche y acostarse y levantarse cada vez más tarde. Esto puede perjudicar tus ritmos, incluido tu ritmo intestinal, y favorecer el estreñimiento.
  • Oblígate a realizar alguna actividad física al día, como dar un paseo. Por otro lado, estiramientos, yoga o pilates se pueden realizar en el propio domicilio.
  • En caso que ya hayan aparecido, puedes recurrir a los habituales remedios para las hemorroides, como la pomada rectal. Aquí puedes leer más acerca de cómo escoger la mejor pomada para las hemorroides.

Recuerda que, para aliviar las molestias de las hemorroides y evitar su reaparición, la clave es mantener unos hábitos adecuados de alimentación, actividad e higiene en cualquier circunstancia.