Mitos entorno a las hemorroides

Mitos hemorroides

Mitos entorno a las hemorroides

Buscando por internet se pueden encontrar toda clase de remedios de la abuela para las hemorroides. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con las prácticas que personas no expertas, aunque con buena voluntad, puedan recomendarte: en el mejor de los casos no te aliviarán en absoluto; en el peor, pueden agravar el problema.

Repasamos cuáles son algunos de estos remedios caseros y tratamientos alternativos contra las hemorroides y si pueden resultarte útiles o no.

Remedios con ajo contra las hemorroides

Que el ajo “cura” es una de esas ideas tradicionales que hay que coger con pinzas. Es cierto que se trata de un alimento saludable y que tiene ciertas propiedades antisépticas. Sin embargo, aplicado directamente sobre una herida o lesión resulta muy irritante, hasta el punto de empeorar su estado. Por esta razón, los emplastes de ajo no deben utilizarse en el tratamiento de las hemorroides, son perjudiciales y empeoran los síntomas.

Por otro lado, es cierto que el ajo tomado como alimento, así como otros alimentos similares (cebolla, puerro…) ayudan a la circulación sanguínea porque tienen cierto efecto vasodilatador, es decir, relajan los vasos sanguíneos y eso favorece la circulación de la sangre. No obstante, el efecto es suave y, a menudo, apenas perceptible.

Tomar ajo en tus comidas no te hará ningún daño si deseas probarlo. Eso sí, ten mucho cuidado con las cantidades: si tomas demasiado, el efecto picante puede aumentar el dolor en las deposiciones.

“Biodescodificación” de las hemorroides

Existen corrientes de pensamiento que atribuyen a las emociones la capacidad de producir patologías físicas. Si bien esto puede ser cierto en ocasiones contadas (por ejemplo, en este caso el estrés se relaciona con una mayor facilidad para la aparición de hemorroides), no se trata del único factor influyente, y por tanto no se puede basar un tratamiento solo en esto.

A raíz de estas ideas, han surgido intentos de terapia mediante la “curación” de las emociones negativas. Sin embargo, estos métodos no cuentan con ningún aval científico y no son aceptados ni desde la medicina ni desde la psicología.

Homeopatía para las hemorroides

La homeopatía se basa en la teoría de que una sustancia que provoca ciertos síntomas, aplicada en cantidades infinitesimales, puede a su vez curarlos. Para la mayoría de especialistas médicos, en cambio, su único efecto positivo es el de placebo.

En cualquier caso, no existe ninguna evidencia científica que avale su uso en el tratamiento de las hemorroides.

Agua oxigenada o vinagre para las hemorroides

Algunos de los consejos que pueden encontrarse en la web es el uso de productos caseros como el agua oxigenada, el vinagre, el bicarbonato y otros.

Lejos de resultar de alivio, estos productos pueden resultar muy irritantes en las hemorroides, por lo que se desaconsejan totalmente. Posiblemente, el mito de que son beneficiosos se deba a que tradicionalmente se han utilizado para curar heridas, pero las hemorroides no son heridas abiertas que deban curarse y, además, hoy día existen otros métodos menos agresivos para realizar curas en casa.

Remedios caseros eficaces contra las hemorroides

No obstante, sí existen remedios al alcance de la mano de cualquiera que pueden proporcionar cierto alivio de las hemorroides, como:

  • Baños de asiento con agua templada.
  • Aplicar hielo envuelto en un trapo (nunca aplicar el hielo directamente).
  • Tomar alimentos que eviten el estreñimiento, como ciruelas, kiwis, ciruelas pasas, etc.
  • Aplicar Aloe vera puro, o un gel a base de esta planta.
  • Tomar infusiones que mejoren la circulación sanguínea, como el jengibre.

Estos remedios caseros reducen las molestias de las hemorroides y favorecen su curación si se aplican junto a otras medidas físico-higiénicas.

Sin embargo, para obtener un alivio más intenso e inmediato, lo más eficaz es combinarlos con el uso de una pomada antihemorroidal que reduzca la inflamación y evite la aparición de trombos.


Fuentes: