Severidad y tipos de hemorroides internas

Severidad y tipos de hemorroides internas

¿Crees que puedes tener hemorroides internas? Las hemorroides internas pueden tardar en manifestar síntomas, sin embargo, suelen ir progresando hacia estadios más avanzados si no se tratan adecuadamente. Por eso, es conveniente conocer los primeros síntomas y el estado que indican para consultar las medidas a seguir y prevenir molestias mayores. A continuación, veremos cuáles son estos estadios o tipos de hemorroides internas y cómo se caracterizan.

Hemorroides internas según su grado de progresión

Las hemorroides internas son las que se encuentran en el interior del recto, es decir, la última porción del intestino grueso. Por eso, durante los primeros estadios no se notan a la palpación externa, y solo un médico especialista las podrá diagnosticar adecuadamente. Hay algunos síntomas ante los que deberemos estar atentos y consultar cuando se presenten.

Si no se toman medidas preventivas, las hemorroides internas van progresando desde estadios leves hacia mayores grados de dilatación e inflamación:

Hemorroides internas grado 1: Las venas rectales se encuentran levemente inflamadas, especialmente tras la defecación. En este estado, no suelen producir molestias, aunque en ocasiones se puede observar un ligero sangrado de color rojo brillante que aparece en el papel higiénico al limpiar, o salpicando la taza del inodoro.

Hemorroides internas grado 2: Las venas rectales se encuentran dilatadas y se inflaman al ejercer presión o roce, sobre todo al ir al baño. Hablamos entonces de hemorroides internas congestivas. Durante la defecación, las hemorroides de grado 2 sobresalen por fuera del ano, pero regresan a su posición interior inmediatamente tras terminar. En este caso, las hemorroides internas de segundo grado pueden causar molestias leves al ir al baño, así como pequeños sangrados.

Hemorroides internas grado 3: En este estadio, las hemorroides internas sobresalen por el ano en todo momento, por lo que son más fáciles de detectar. Se pueden empujar manualmente al interior del recto de nuevo para evitar el roce y una mayor inflamación. En este estadio es más probable que produzcan irritación y molestias que pueden llegar a ser dolorosas. También pueden aparecer sangrados.

Hemorroides internas grado 4: Se trata del estadio más severo, en el que la inflamación y dilatación de las venas hemorroidales es tal que protruyen totalmente por fuera del ano, y no pueden empujarse de nuevo hacia el interior. En este caso, hablamos de hemorroide prolapsada. Las hemorroides de grado 4 son las que manifiestan más síntomas, incluyendo dolor y sangrado. Además, el prolapso de las hemorroides dificulta mucho una correcta higiene anal, por lo que es posible que aparezcan manchas en la ropa interior y sensación de suciedad.

Hemorroides internas severas o dolorosas

Como hemos visto, las hemorroides internas congestivas pueden avanzar hasta un grado 4, hemorroide prolapsada, cuando sobresalen por fuera del ano en todo momento. Esto provoca que puedan “estrangularse” a causa del cierre del esfínter anal, lo que impide el retorno venoso y favorece la aparición de hemorroides trombosadas.

La hemorroide estrangulada y los trombos hemorroidales son la principal causa del dolor intenso que algunas personas padecen a causa de las hemorroides. Si es tu caso y no has consultado con tu médico ante los primeros síntomas, este es el momento de buscar ayuda profesional para encontrar un tratamiento adecuado a tus hemorroides internas.


Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hemorrhoids/symptoms-causes/syc-20360268https://www.elsevier.es/es-revista-gastroenterologia-hepatologia-14-articulo-guia-practica-clinica-sobre-el-S0210570508758151